Variables a tener en cuenta para aplicaciones eficientes

Variables a tener en cuenta para aplicaciones eficientes

La calidad de la aplicación de productos fitosanitarios es fundamental para conseguir la mayor eficacia quimica, minimizando el impacto sobre el medio ambiente. La temperatura, la humedad relativa, la velocidad del viento y la lluvia pueden ser determinantes para lograr los resultados esperados.

 

Lograr la máxima eficiencia en la aplicación de agroquímicos, sin duda es un factor clave en la productividad final de la agricultura moderna. Par que una aplicación se realice de manera eficiente es responsabilidad tanto del productor, de los asesores y aplicadores.
Muchos estudios demostraron que más del 70% de la eficiencia de un fitosanitario depende del modo en el que fue aplicado.

Condiciones ambientales al momento de la aplicación

Las condiciones ambientales pueden ser inesperadas al momento de aplicar, por lo que ante esto quedamos expuestos a encontrarnos con efectos indeseados. Si tratamos de corregir todos los factores influyentes en la aplicación y respetando los marbetes de cada producto, nos va a garantizar un eficiente control.
Los principales factores ambientales que afectan las aplicaciones de fitosanitarios son: la temperatura, la humedad relativa y el viento. Los dos primeros tienen un importante efecto sobre la evaporación de las gotas asperjadas, podemos disminuir su impacto con el agregado de productos como aceites metilados o siliconados, mientras que la velocidad y la dirección del viento generan efectos de deriva. Podemos disminuir su efecto con el agregado de antideriva, recomendamos no aplicar ante esta condición. También, la lluvia puede producir el lavado de los agroquímicos favoreciendo la endoderiva.

Principales efectos a controlar en la aplicación:

Deriva: una parte del producto al ser aplicado puede ser arrastrado fuera del blanco de la aplicación. Esta se divide en exoderiva, que es aquella que sale del área objetivo, y endoderiva, la que no alcanza el objetivo, pero permanece en el lugar de aplicación. En este último caso el producto no alcanza el blanco y cae al suelo. Sus efectos afectan cultivos vecinos, zonas adyacentes, espejos de agua, además de representar una pérdida importante de producto, no lográndose la eficacia deseada.

 

La deriva depende de la altura de la que cae la gota, la velocidad del viento, la humedad ambiente, la tasa de evaporación y la velocidad de caída de la gota, la cual a su vez es función del diámetro y peso.

Los factores relacionados con la ocurrencia de deriva son:

  • Características del producto: naturaleza química, formulación, nivel de volatilidad, etc.
  • Características del equipo de aplicación: pastilla, caudal, presión, tamaño de gota, altura y velocidad de trabajo, ancho de labor, etc.
  • Condiciones ambientales: viento, humedad y temperatura, estabilidad/inversión.

 

Los factores que impactan en el potencial de evaporación son:

  • Capacidad de evaporación de la atmósfera: alta temperatura (>30 ºC) y baja humedad relativa (<40%)
  • Tamaño de las gotas
  • Tiempo que tardan las gotas en impactar en el blanco.

Viento

Una determinada presencia de viento es necesaria para una correcta aplicación. Tenemos que tener cuidado cuando aplicamos sin viento. El rango ideal es el que oscila entre 3 y 10 km/h, teniendo en cuenta no solo los promedios sino también las ráfagas de velocidad máxima. Un viento menor a 3km, no generará el movimiento de la gota necesario, impidiendo que la misma penetre en el cultivo. Una velocidad mayor, impacta en el efecto deriva, llevando las gotas de pulverización fuera del blanco de aplicación. Ensayos realizados en condiciones de laboratorio muestran que a 24 ºC las gotas de 100 µm sometidas a una corriente de aire de 5,18 km/h son trasladadas 10m, mientras que a una corriente de 25,8 km/h son trasladadas 35m (INTA).

 

 

Lluvia

Una precipitación posterior a la aplicación diluye y lava el agroquímico aplicado al follaje, lo que reduce la eficacia del tratamiento y aumenta los costos. Cuanto más alto sean los niveles de precipitación, su intensidad y menor el tiempo transcurrido entre la aplicación y la lluvia, mayor serán los efectos negativos sobre la aplicación. Por lo tanto, siempre se recomienda no pulverizar cuando hay pronóstico de lluvias, para evitar el lavado y no llegar a controlar la plaga.

Conclusión final

Con el paso de los años la agricultura avanzó a pasos agigantados permitiendo generar más y mejores alimentos. La aparición de productos para la protección de cultivos, generó un cambio en la forma de producción, aumentando los rendimientos pero también demandando un mayor profesionalismo y eficiencia. El avance en las tecnologías agrícolas no para y es necesaria una sólida formación profesional. Además, los productores deben asumir la responsabilidad de conocer las tecnologías que poseen y utilizarlas correctamente a fin de generar una agricultura sustentable.

 

Fuentes consultadas:

– REM – Libro Calidad de Aplicación.
– INTA – Tecnología de aplicación de agroquímicos
– INTA – Aplicación eficiente de fitosanitarios
– SENASA – Manual para la aplicación de fitosanitarios


Compartir

Suscribirse al newsletter