Claves para controlar royas en trigo

Claves para controlar royas en trigo

El manejo de enfermedades es un componente clave en la producción de trigo. En sistemas de producción con expectativas de altos rindes, es fundamental realizar un adecuado manejo de las enfermedades para evitar que estas limiten el potencial productivo.  


#SUMATE AL CONOCIMIENTO 

 

De todos los factores que provocan una reducción del rendimiento en trigo, el control de enfermedades está tomando cada vez más importancia. La merma de rendimiento puede ser muy grande, disminuyendo la rentabilidad de la campaña. Es por ello que el control de enfermedades, mediante la aplicación de fungicidas, resulta ser un factor necesario para garantizar la estabilidad del rendimiento en el cultivo.

ROYAS. Primero lo primero

El tratamiento de semillas es la práctica más eficiente y efectiva para bajar el inoculo de la enfermedad, dado que el patógeno en semilla se encuentra en latencia y en estado de máxima vulnerabilidad.

Por otro lado, para evitar una epifitia, que es cuando una enfermedad afecta significativamente un gran número de plantas, en un tiempo relativamente corto en un área extensa, el monitoreo debe ser una obligación. La decisión del momento de aplicación de un fungicida ya no debe depender de estadios sino de la base de un monitoreo constante.

Condiciones predisponentes

La enfermedad es el resultado de la interacción entre el patógeno (hongo), el huésped susceptible (trigo) y el ambiente (fundamentalmente temperatura y humedad). Para que se desarrollen estas enfermedades es importante que se den ciertas condiciones.

En el caso de la royas amarilla y anaranjada o de la hoja, se requieren temperaturas entre 16° y 18°C, con 10 horas de mojado. Esta se presenta en todas las regiones trigueras del país. El principal mecanismo de diseminación es el viento, siendo este muy eficiente, los días soleados y ventosos favorecen este mecanismo. Los síntomas pueden manifestarse en todos los órganos verdes de la planta.

En el caso de la roya del tallo o negra, se requieren temperaturas relativamente más elevadas (19° a 30°C). Desde el INTA explicaron que por este motivo suele aparecer al final del ciclo del cultivo entre septiembre y octubre.

Dados sus requerimientos térmicos, su aparición es mas frecuente en la región norte triguera. Su diseminación, al igual que las royas amarilla y la anaranjada, es por efecto del viento.

Otro factor importante predisponente para su aparición, es el mojado foliar. Este puede darse tanto por rocío como por lloviznas o lluvias, aunque su duración debe ser como mínimo de 6 horas.

Cuando estas condiciones climáticas se presentan, crean un ambiente muy favorable para la infección y el desarrollo de enfermedades foliares y de la espiga durante períodos críticos del cultivo, debiéndose considerar la posibilidad del control químico. Destacando la importancia de no aplicar fungicidas preventivamente (en ausencia de pústulas).

No se recomiendan aplicaciones de fungicidas antes de macollaje ni luego de comienzo de llenado de grano.

El período de riesgo de pérdidas de rendimiento por enfermedades foliares que justifique la protección química comienza en el encañado y se prolonga hasta inicios de formación del grano.

Selección del fungicida

La última clave es definir el tipo de molécula a aplicar. La premisa es entender que no todas las mezclas y no todas las moléculas son iguales, incluso moléculas dentro de una misma familia. El conocer con qué molécula estamos trabajando y a que hongo apuntamos es fundamental.

En la elección del producto, es muy importante considerar diversos factores como:

  • Modo de Acción de los componentes en las mezclas para evitar resistencias,
  • Tipo de Formulación (SC, EC, WG, OD, EW, etc),
  • Relación entre ingredientes activos,
  • Eficacia y Persistencias de los ingredientes activos,
  • Familia química de los fungicidas: Estrobirulinas, Triazoles, Carboxamidas.

Específicamente para un primer control de royas en los estadios mas tempranos del cultivo de trigo recomendamos el uso de Estrobirulinas + Triazoles. Si es necesario realizar una segunda aplicación, podemos aplicar tanto estrobirulinas + triazoles nuevamente o alternarlo con alguna carboxamida.

Para más información comunicarse con el departamento técnico de SIGMA AGRO.

Fungicida SIGMA AGRO para trigo:


Compartir

Suscribirse al newsletter