Definiendo las pastillas: clave para una aplicación eficiente

Definiendo las pastillas: clave para una aplicación eficiente

La elección de la pastilla correcta según el tipo de producto que vayamos a utilizar es un elemento fundamental al momento de realizar una aplicación, influyendo en la uniformidad de la distribución y el tamaño de las gotas. Cada tipo posee diferentes características que son importantes de conocer al momento de elegirlas.


#SUMATE AL CONOCIMIENTO 

 

La selección y el uso adecuado de la pastilla es uno de los temas más importantes al momento de una aplicación. Existen muchísimas pastillas en el mercado, por lo cual es indispensable informarse acerca de la que mejor se adapte al tamaño de gota que queramos generar y al producto que deseamos aplicar. La elección de la correcta pastilla podrá determinar que tengamos o no éxito en nuestra aplicación, al momento de controlar malezas, plagas y enfermedades. Esta determina la cantidad de rocío que se genera sobre un área determinada, la uniformidad del rocío producido, la cobertura obtenida y la cantidad de deriva que se produce

Una mala selección de la boquilla puede ocasionar una cantidad excesiva o deficiente de producto, en cualquiera de los dos casos representa mayores costos debido a que la aplicación no dará los resultados esperados.

 

Las pastillas de pulverización son piezas claves al momento de apuntar a una aplicación eficiente. La variedad de tipos disponibles exige conocer sus funciones y características al momento de tomar una decisión acertada y efectiva.

La codificación es la información que se muestra en una pastilla, donde se pueden ver sus propiedades en forma de números y letras, como: tipo de boquilla, ángulo, caudal, material y codificación del color.

 

 

Tipos de pastillas

Por convención se dividen en 3 grandes grupos según los patrones de distribución:

Pastilla abanico plano

En las pastillas de abanico plano, el líquido expedido tiene forma de abanico con una concentración de gotas hacia el centro en relación a los extremos. De esta manera, las aspersiones de dos boquillas vecinas se solapan logrando una aplicación uniforme. No precisan de una alta presión, en general va de 1.5-4 kg/cm2. Con sus diferentes variantes, tienen el uso particular de hacer aplicaciones muy uniformes, ideales para combatir malezas. Se los recomienda para la aplicación de herbicidas en situaciones de barbecho, preemergentes, donde se precisa cubrir la mayor parte del lote y controlar las malezas presentes en el mismo en etapas iniciales de los cultivos.

Debido a la particularidad de estas boquillas de concentrar el líquido hacia el centro, la altura de la barra de la pulverizadora cobra especial importancia al momento de regular la máquina.

Pastilla de cono hueco

La principal característica del cono hueco es su penetración, dada por el pequeño tamaño de gota y la rotación del plano helicoidal de chorro. Tienen un efecto de tirabuzón, lo cual permite hacer aplicaciones en profundidad en cultivos con follaje. Son recomendadas para el control de insectos, sobre todo en los cultivos de verano donde se mueven por el follaje; y para enfermedades de hongos en la parte inferior de la planta. Funcionan con mayor presión que las de Abanico Plano, normalmente desde 5 a 20 bares. Son las únicas pastillas con rango extendido, es decir, que el tamaño de las gotas cambia al variar la presión. NO se las recomienda para la aplicación de herbicidas, por el riesgo de deriva y mucho menos en poca cantidad de follaje.

Pastilla de cono lleno

Estas pastillas crean un patrón de aspersión circular completo. Producen gotas más gruesas y se ofrecen en capacidades más grandes. Trabajan normalmente a bajas presiones, de 1 a 3 bares. Dado su amplio ángulo de pulverización las pastillas se pueden colocar a mayor distancia sobre el botalón (hasta 100 ó 110 cm), colocando el botalón a mayor altura. Se recomiendan para herbicidas incorporados al suelo. La uniformidad óptima se logra inclinando las boquillas 30 grados y superponiendo la cobertura de rociado en un 100 por ciento. Se recomienda para la aplicación de herbicidas post-emergentes, pero también se pueden utilizar para aplicar fungicidas e insecticidas.

Selección de la pastilla

Hay 3 factores clave al momento de definir la pastilla a utilizar:

Producto a aplicar
Como primer factor, debemos tener en cuenta cuál el producto principal de la aplicación. Se debe saber si se empleara un herbicida, fungicida, insecticida o acaricida. También se debe tener en cuenta si es de contacto o sistémico, si es liquido o sólido, de pre o post – emergencia, y si es compatible para mezclar con otros productos.

Forma de aplicación
El clave determinar el tipo de aplicación a realizar. Si será en banda, al voleo o dirigida. Cada tipo de boquilla logra un modo diferente de aplicación del líquido.

Tamaño de gota:
Cada tipo de pastilla produce gotas de diferentes tamaños, aunque mediante análisis estadístico se determina un tamaño promedio, lo cual permite la comparación entre boquillas. El tamaño de las gotas se mide en micrones y todas aquellas gotas con diámetros menores a 150 micrones son propensas a la deriva. El tamaño de la gota es importante a la hora de elegir una boquilla. Por ejemplo, en aplicaciones de contacto en post – emergencia, se deben utilizar boquillas que produzcan gotas finas debido a la cobertura que se logra sobre las hojas. Las boquillas que producen tamaños de gotas medianas, se utilizan para la aplicación de herbicidas de contacto y sistémicos, herbicidas pre – emergentes, insecticidas y fungicidas. Por otra parte, boquillas que crean gotas gruesas son empleadas para aplicar herbicidas sistémicos que ayuden también a reducir la deriva. Cómo se mencionaba anteriormente el tamaño de la gota está relacionado con la presión, una misma boquilla puede producir distintos tamaños de gota si se incrementa o reduce la presión.

Es clave la recomendación de un asesor profesional, que evaluará todos los factores de impacto y seleccionará la pastilla que mejor responda de acuerdo a nuestro objetivo. Para que una aplicación sea eficiente, es importante que se respeten las indicaciones de uso de la etiqueta del producto a utilizar.

Nunca debemos olvidarnos que las boquillas se desgastan con el uso, afectando la formación y distribución de gotas. Por lo tanto, revisar su estado y reemplazarlas de ser necesario, es indispensable si queremos lograr una aplicación de calidad. El costo de cambiarlas resulta insignificante si se compara con una aplicación inadecuada.

 

Para más información comunicarse con el departamento técnico de SIGMA AGRO.
Whatsapp: +54 9 11 5365 7010
Mail: marketing@sigma-agro.com

 

 


Compartir

Suscribirse al newsletter