¿Cómo mantener las semillas de malezas fuera de las cosechadoras?

¿Cómo mantener las semillas de malezas fuera de las cosechadoras?

La maquinaria utilizada a la hora de la trilla es una importante fuente de diseminación de malezas. Te contamos por qué la limpieza de cosechadoras es una práctica tan eficaz y económica, y como la misma ayuda a disminuir los riesgos de introducción de malezas tolerantes o resistentes en los lotes.


#SUMATE AL CONOCIMIENTO 

 

El incremento de malezas tolerantes y resistentes es un problema complejo, pero existen medidas que están a nuestro alcance para contribuir a disminuir la tasa de incremento de superficie afectada por diseminación de semillas. Esta dispersión puede darse a través de la maquinaria agrícola y un factor relevante es la cosechadora. En 1978 cuando el sorgo de Alepo cubría una extensa área en la pampa húmeda, el ingeniero agrónomo De Dios en el INTA Pergamino decía: «Las evaluaciones realizadas permiten afirmar que la cosechadora es un importante medio de difusión de las semillas de sorgo de Alepo».


Existen casos comprobados de campos limpios de malezas resistentes, donde de un año para el otro surgen problemas por la aparición de manchones en forma lineal que coinciden por donde transitó la cosechadora, y principalmente en la zona donde ingresó esta máquina a trabajar al lote, como consecuencia de haber provenido de zonas con alta incidencia de malezas.

 

Mantener los lotes limpios es una tarea importante. De descubrir malezas en los lotes a cosechar, les dejamos estas recomendaciones del Departamento Americano de Agricultura:

  • Evite cosechar lotes o áreas densamente pobladas de malezas. El riesgo de diseminar semillas de malezas probablemente sea más costoso que los rindes que pueda obtener de esa área del campo.
  • Ajuste la altura de corte de su cosechadora para minimizar la cantidad de semillas de malezas que se cosechan.
  • Limpie regularmente su equipo agrícola entre cosechas de diferentes campos para evitar la contaminación por semillas de malezas.
  • Destruya todas las semillas de malezas que quedan en el campo después de la cosecha para evitar que ingresen al banco de semillas del suelo.

Las malezas no solo consumen nutrientes importantes del suelo, sino que también una gran cantidad de agua. Por otro lado, interfieren en las aplicaciones, evitando que los productos utilizados lleguen a su objetivo final. De no realizar un control adecuado a tiempo, aumentan de tamaño dificultando su eliminación. Se recomienda empezar con la estrategia de control de malezas entre 15 y 20 días luego de que haya finalizado la cosecha gruesa, para que el control sea efectivo y rápido.

Guía de limpieza de cosechadora 

Realizá una práctica eficaz y económica para disminuir los riesgos de introducción de malezas tolerantes o resistentes en los lotes a partir de nuestras recomendaciones sobre como limpiar tu cosechadora.

1) Elija un espacio adecuado para realizar la limpieza, un patio o una platea, o inclusive una lona pueden servir para juntar y destruir los simientes. Luego, debemos poner a funcionar la máquina a máximo régimen y con todos los movimientos activos por 60 segundos.

2) Luego debemos limpiar minuciosamente el cabezal y el embocador de la máquina hasta eliminar todos los restos de cultivos y semillas de zonas de difícil acceso. Recomendamos la utilización de sopladoras debido a su alta eficiencia.

3) En máquinas convencionales, prestar mucha atención al momento de limpiar la zona de sacapajas, zaranda y zarandón, ya que es una zona donde quedan adheridas muchas semillas de malezas, dado que estas se encuentran en mayor proporción junto al material no grano (paja y granza) que ingresa a la máquina. Retirar las tapas del sistema de trilla y separación para limpiar la zona de cóncavos y rotor (cilindro) procurando que el flujo de aire traslade la suciedad hacia la parte trasera de la máquina.

4) Es importante destapar y limpiar delicadamente zonas críticas donde se alojan este tipo de semillas, como son el sin fin de retorno y de grano limpio. Retirar las tapas de las norias del retorno y del grano limpio y limpiar totalmente esa zona. Si es posible, retirar las tapas superiores y enviar flujo de aire de arriba hacia abajo para eliminar semillas que hayan quedado en angulaciones o sobre las palas de las norias.

5) Limpiar la tolva en su totalidad y los sinfines de carga y descarga. Procurar destapar los sensores de flujo de material y humedad para poder eliminar todo material existente.

 6) Una vez finalizados los pasos anteriores, sin colocar las tapas de norias y sinfines, poner en marcha la máquina y hacer funcionar todos los sistemas (turbina a máxima velocidad) para eliminar impurezas de zonas de difícil acceso. Otra recomendación complementaria consiste en hacer pasar un fardo de alfalfa por la máquina para poder arrastrar el material que está en zonas de muy difícil acceso, manteniendo el cabezal y el molinete embragados y las tapas de los sinfines y norias cerradas. En el caso de cosechadoras que posean entre 200 y 300 hp de potencia se recomienda hacer procesar 1 fardo de alfalfa; en máquinas de entre 300 y 350 hp poner 2 fardos; y entre 350 y 450 hp poner 3 fardos.

Es importante que el productor pueda proveer los fardos de alfalfa al finalizar la cosecha en un lote para asegurar una correcta limpieza de la máquina antes de ingresar al lote siguiente

 

7) Una vez finalizado este proceso donde la máquina ingirió y expulsó material de fibra y hoja del fardo, debemos repetir todo el proceso de limpieza con sopladora de aire de la máquina (norias y sinfines abiertos) para descartar todas aquellas semillas y paja removidas que no lograron ser expulsada con el barrido.

8) Finalmente, limpiar las tolvas auto-descargables y tractores que también pueden ser fuente de contaminación de malezas.

 

Para más información comunicarse con el departamento técnico de SIGMA AGRO.


Compartir

Suscribirse al newsletter