Mezclas en el tanque – Recomendaciones a tener en cuenta en las aplicaciones

Mezclas en el tanque – Recomendaciones a tener en cuenta en las aplicaciones

La importante propuesta de productos fitosanitarios, sumada a la cantidad de variables en juego al momento de combinarlos, nos plantean un desafío que muchas veces deriva en resultados no deseados. Para evitarlos, compartimos algunas recomendaciones al momento de realizar las mezclas en el tanque.

 

1) Introducción
2) Diferentes incompatibilidades
3) Calidad de agua
4) Como realizar una correcta mezcla

1) Introducción

Rara vez se le da la relevancia necesaria al problema de las mezclas de tanque, aun sabiendo que puede generarnos importantes dolores de cabeza al momento de aplicar. En base a experiencias se podría estimar que errores en las mezclas de tanque generan problemas en una de cada tres aplicaciones. Como consecuencia del desconocimiento de determinados aspectos a tener en cuenta, la aplicación puede interrumpirse por sí sola como consecuencia de residuos encontrados en el fondo del tanque o productos que aparecen por un mal lavado de este.

Debemos que tener en cuenta que en los tiempos actuales las mezclas cambiaron mucho, realizándose con productos, concentraciones y hasta formulaciones diferentes. Realizándolas correctamente se logra ampliar el espectro de control, mejorar la residualidad y como si fuera poco evitar la aparición de diferentes tipos de resistencias sobre las malezas aplicadas.
Una vez que se ha identificado la plaga y definida la estrategia de aplicación, junto con la asesoría de un ingeniero agrónomo, deberemos realizar la mezcla de los productos correctos teniendo en cuenta el cultivo al cual debemos proteger. Siguiendo la a receta agronómica, el momento de preparación del caldo es importante para garantizar que la aplicación sea eficiente y logre los resultados esperados. Por lo que es clave realizarlo de manera correcta y responsable.

 

2) Diferentes Incompatibilidades

Las mezclas de agroquímicos no siempre resultan positivas, pueden ocurrir efectos negativos tales como reducción del control de las plagas, fitotoxicidad y problemas de incompatibilidad entre materiales entre otros. Como resultado de incompatibilidad en algunas mezclas, podemos encontrarnos con separación en fases, formación de coágulos, precipitados, coalescencia, floculación, formación de crema o sedimentos.
Incompatibilidad física: se refiere a diferentes características y formulaciones de los productos, con separación en fases, formación de grumos, cremas, coalescencia, floculación, precipitados o sedimentos en el fondo del tanque o en la parte superior del caldo, que no se vuelven a mezclar o no se disuelven agitando la masa líquida. Es el tipo de incompatibilidad más común que afecta la aplicación, a veces tornándose imposibles de aplicar ya que tapan bombas, cañerías, filtros y boquillas.

Esto puede ser consecuencia de determinadas condiciones que predisponen estos efectos como:
– bajo volumen de agua (alta concentración)
– aguas muy duras (impactan en el emulsionante)
– baja temperatura (reduce la capacidad solvente del agua y la velocidad de reacción química)
– alta velocidad en el vertido del agroquímico (mínimo tiempo de disolución)
– escasa agitación
– incorrecto orden de mezclado.

Incompatibilidad química: es posible que dos productos sean antagónicos sin mostrar incompatibilidad al mezclarse, pero se afectan sus propiedades químicas de control; esto puede conducir a inactividad del principio activo, es decir disminución de la eficacia. En este punto es fundamental la lectura de los marbetes y la asesoría de un profesional con experiencia.
La estabilidad de una formulación de un fitoterapico está afectada por una serie de factores como:

– Características propias del principio activo (p.a) y su calidad.
– Incompatibilidad entre p.a., solvente, y emulsionante.
– Contenido de impurezas de la formulación.
– Condiciones de almacenamiento.
– Calidad del agua.
– Densidad relativa de los dos líquidos
– Diámetro relativo de las gotas oleosas
– Viscosidad de la emulsión.

 

3) Calidad del agua

El agua merece un capítulo aparte ya que es una de las variables que condicionan la efectividad de las aplicaciones fitosanitarias como vehículo de aspersión más utilizado en agricultura. Un agua de mala calidad puede inactivar el producto aplicado, haciendo necesaria una nueva aplicación. Son tres los factores principales que condicionan la calidad del agua:

a) Nivel de pH: nivel de Acidez – Alcalinidad.
Este parámetro que mide la alcalinidad o acidez del agua es esencial tenerla dentro de un rango de 5.5. a 6.5 para poder obtener la mayor eficacia de los productos. En caso de no contar con el rango adecuado se puede acondicionar el agua mediante la adición de un buffer o en caso de agua alcalina un acidificante. La medición del pH se puede hacer con equipos portátiles llamados potenciómetros o tiras reactivas indicadoras de pH.

b) Dureza: minerales disueltos en agua.
La dureza del agua está referida al contenido de sales que se encuentran en el agua, principalmente en formas de carbonatos de calcio y magnesio.
La dureza del agua afecta más que nada a herbicidas de formulados salinos, por ejemplo, el glifosato, dicamba, piclorán, 2.4 D amina, entre otros. Esto, además de dañar la maquinaria de pulverización, inutiliza el producto

c) Partículas en suspensión: turbidez – limpieza.
Los residuos de materia orgánica e inorgánica y demás elementos presentes en el agua pueden reducir la actividad del formulado. Herbicidas como el glifosato, diquat y paraquat pueden verse afectados en su rendimiento. Este problema no puede ser solucionado con un corrector, por lo cual es imprescindible contar con fuentes de agua seguras.

 

4) Como realizar una correcta mezcla

Con el fin de realizar un uso responsable de los productos fitosanitarios, el caldo deberá prepararse justo antes de la aplicación y no trasladarse por rutas o caminos con el tanque de la pulverizadora cargado. Existen diferentes opiniones en el orden de mezclado, dependiendo de los distintos tipos de formulaciones.
Dos de las tendencias de recomendaciones en uso, basadas en la solubilidad de los formulados, son:
A. Empezar con los más solubles a los más insolubles
B. Empezar con los más insolubles a los más solubles.

Por nuestra parte, el orden recomendado con mejores resultados comprobados corresponde a la segunda opción. Por lo que, de manera referencial y cuando no existan contraindicaciones expresadas en los marbetes, el orden de carga recomendado sería:

1. Corroborar que el tanque se encuentre limpio.

2. Llenar el tanque de la pulverizadora con agua hasta tres cuartos de su capacidad.

3. Acondicionar el agua (acidificantes, secuestrantes, antiespumantes)

4. Incorporar los fitosanitarios en el siguiente orden, agitándolos continuamente:

– Polvos mojables*

– Gránulos dispersables – Suspensión concentrada

– Concentrados emulsionables

– Gránulos solubles

– Líquidos solubles

* En cuanto a los polvos mojables, éstos tienen que ser acondicionados con agua antes de agregase al tanque. Se debe preparar una pasta fluida que facilita la disolución los adyuvantes y evita la formación de grumos que puedan tapar filtros y boquillas.

5. Agregar la cantidad necesaria de adyuvantes (surfactantes, aceites)

6. Completar con agua hasta la capacidad total.

 

Cuando se prepara una mezcla de tanque, es recomendable llevar un registro completo del proceso, incluyendo el orden de mezcla de los productos, las dosis recomendadas para cada producto, la capacidad del tanque del equipo aplicador, la tasa de aplicación (l/ha), tipos y cantidades de los aditivos, la superficie cubierta por cada tanque, los tipos de pastillas a usar, la presión de trabajo en psi más la velocidad de aplicación. Esta información, además del lugar de aplicación, ubicación del área a tratar, fecha y hora de la aplicación suministran una importante referencia y consulta para experiencias futuras.
Por último, pero no menos importante, es recordar que en todo momento, quien realice el caldo, deberá contar con el Equipo de Protección Personal (EPP) correspondiente para poder resguardar su seguridad al manipular productos concentrados.

 

Fuentes consultadas:
– Cultivar Conocimiento Agropecuario.
– INTA – Mezclas de tanque y prueba de compatibilidad
– ENGORMIX Artículos técnicos – Mezclas en el tanque. Problemas más usuales en la aplicación de agroquímicos.
– Blog Mercosur.com – Cómo afecta la calidad del agua a los formulados fitosanitarios

 

 

 


Compartir

Suscribirse al newsletter