Principales plagas en el inicio del desarrollo de soja

Principales plagas en el inicio del desarrollo de soja

La soja es afectada en sus fases iniciales por una serie de plagas que impactan sobre la implantación y el desarrollo inicial del cultivo. Las condiciones de sequía aumentan los ataques de insectos que se potencian ante estos escenarios de escasez hídrica y altas temperaturas. Compartimos algunos aspectos para tener en cuenta al momento del monitoreo y manejo de estas problemáticas. 


#SUMATE AL CONOCIMIENTO 

 

El cultivo de soja puede ser afectado por distintos grupos de plagas. Los de mayor frecuencia de aparición son: orugas defoliadoras, arañuelas y trips. Estas plagas pueden impactar en el rinde indirectamente, a través de la reducción del área foliar que puede llevar a caídas de la tasa crecimiento en el período inicial del cultivo.
Por lo tanto, compartimos información útil para el conocimiento y el manejo integrado 3 de las principales plagas de soja durante la primera etapa de su desarrollo: isoca bolillera, arañuela y trips.

Oruga o isoca bolillera
(Helicoverpa gelotopoeon)

Las larvas más desarrolladas tienen colores que varían desde el marrón oscuro a castaño verdoso y se destacan por contar con dos bandas amarillentas en ambos costados. Su característica distintiva son los segmentos abdominales bien marcados con pelos gruesos y visibles, con una serie de bandas dorsales finas, longitudinales claras y oscuras, y bandas laterales de color blanco.

Control
Hasta cinco hojas expandidas del cultivo (estadío V5), el umbral de daño recomendado para iniciar el manejo con insecticida es con 1 a 3 larvas por metro lineal (0,33 a 0,6 orugas por metro cuadrado). Pero, si el lote está afectado por falta de agua o el ataque es severo en estado de plántula, es conveniente iniciarlo antes.

Diferentes ensayos demostraron un buen control con uso de insecticidas de los grupos de los piretroides, organofosforados, carbamatos, IGR y diamidas; pero con baja persistencia, debido a las nuevas camadas sobre los brotes nuevos. Por lo que se recomienda, durante las primeras etapas del cultivo (hasta V6), recurrir a productos de contacto, siguiendo posteriormente muy de cerca los lotes en cuestión para detectar nuevas infestaciones. También demostraron mayor eficiencia los insecticidas sistémicos o con acción translaminar.

Arañuela roja
(Tetranychus sp.)

Esta especie de ácaro posee 4 pares de patas y su coloración varía desde amarillo, verde a rojo. Constituyen un complejo de especies diminutas que alteran el estado sanitario del cultivo en sus etapas tempranas afectando su desarrollo. Las condiciones de sequías y altas temperaturas favorecen su presencia.

Control
Al encontrarse colonias de arañuelas en el tercio medio de la planta y/o se detecta la formación de tela en sus folíolos, o amarronamiento en el tercio inferior, es necesario encontrar una alternativa eficiente para el control.

Para un buen control se recomiendan 2 tratamientos con un intervalo de 7-10 días, porque la mayoría de los acaricidas no son ovicidas y por lo tanto los huevos eclosionan, presentando una nueva generación a controlar.

El producto más comúnmente utilizado, de mayor eficiencia y residualidad es la abamectina, un insecticida y acaricida. También son ampliamente usados por los productores Clorpirifós y Dimetoato, generalmente a las dosis de 600 cc/ha, ambas alternativas insecticidas con buena acción sobre arañuelas, pero con menor poder residual. En el caso de cultivos muy parados por la seca debería descartarse el uso de un sistémico como el Dimetoato. Se recomienda evitar el agregado de un piretroide como cipermetrina porque presenta efectos contrapuestos sobre arañuelas. El empleo de las mezclas es aconsejado ante la presencia conjunta de arañuelas y otras plagas, evitando el agregado de un piretroide porque presenta efectos contrapuestos sobre arañuelas.

Trips
(Caliothrips phaseoli Hood.)

Los adultos de esta especie, son pequeños insectos de coloración oscura, con dos bandas blancas, muy saltarines y con gran movilidad. En sus estados juveniles son más pequeños amarillos y poco móviles. Están en el cultivo desde su emergencia hasta cosecha. Incrementan sus poblaciones en sequías y altas temperaturas. Succionan la savia que salen de los tejidos que han raspado y succionado con su “pico”, confiriéndole a las hojas dañadas manchas amarillentas o aspecto plateado, blanquecino, y en ataques severos provocan la defoliación de la planta.

Control
Se recomienda realizar monitoreos, observando el reverso de las hojas en la parte inferior y la presencia de adultos en la parte superior. Si se observan de 8 a 10 trips por folíolo, ya sean larvas o adultos en la parte inferior es el momento de intervenir.

Existen productos registrados para el control de Caliothrips phaseoli en el cultivo de soja, como son Bifentrin, Clorpirifos, lufenuron + profenofos y tiametoxan + lambdacialotrina.

Los que se destacan como los de mayor eficacia de control son las aplicaciones con productos de la familia de los inhibidores de la síntesis de la quitina (IGR). Productos que actúan por penetración en la lámina de la hoja, ofrecen tecnologías que logran translaminar al lado opuesto, donde están las ninfas que causan los mayores daños. Insecticidas fisiológicos reducen infestaciones futuras de trips luego de su aplicación.

Insecticidas  SIGMA AGRO

 

 

 


Compartir

Suscribirse al newsletter